07
ABR
2017

Meditamos sobre la Pasión de Cristo (01. Anás)



Acuerdas la entrega de Jesús a cambio de unas monedas. Ese era tu único dios, el dinero, y como dijo Jesús, no se puede tener dos dioses. Y la noche de Jueves Santo, te presentan a Jesús, en tu casa, maniatado y encadenado, como un criminal. Y él te mira, pero tú no dejas que él te mire, estás cerrado a esa pureza, sólo te vale ese dinero que te ha permitido apresarlo y que también has utilizado para comprar testimonios falsos que te permitan condenarlo. Pero Jesús se mantiene tranquilo, y eso te altera a ti, nunca te habías enfrentado a nadie que ante tanta vileza, no haga nada, porque sabe que su obra es buena.

Uno de tus sirvientes, llega incluso a golpear a Jesús, y este, sin perder la calma responde “Si he hablado mal, dime en qué. Y si he hablado bien, ¿por qué me pegas?”

De nuevo Anás se siente humillado por su tranquilidad, frente a todos esos falsos mesías y malhechores que provocan tumultos y rebeliones, Jesús responde con mansedumbre “como cordero llevado al matadero”. Y es que ese hombre rico y poderoso que se sentía enaltecido, se siente ahora humillado, como anunció Jesús. Y por ello, decide mandarlo a casa de su yerno, Caifás, sumo sacerdote aquel año.

 

Escuchabas las enseñanzas de Jesús, pero no entendías nada. Ni cuando habló de destruir el templo, ni cuando habló mediante parábolas, la humildad que predicaba, era lo que tú no querías ¿Escuchas tú la Palabra de Dios y la llevas a tu vida? ¿O sólo oyes sin dejar que Cristo mire dentro de ti? ¿Confías en Dios, o sin embargo el dinero es tu instrumento de poder y lo tienes en lo más alto de tu escala de prioridades? ¿Cómo reaccionas tú ante burlas, insultos, falsedades y golpes?


Escribir un comentario

No se aceptan los comentarios ajenos al tema, sin sentido, repetidos o que contengan publicidad o spam. Tampoco comentarios insultantes, blasfemos o que inciten a la violencia, discriminación o a cualesquiera otros actos contrarios a la legislación española, así como aquéllos que contengan ataques o insultos a los otros comentaristas.

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared